El jueves 22 por la tarde, nos reunimos la Comunidad Marista para compartir una sencilla merienda.

Comenzamos como siempre reunidos en el Señor compartiendo una oración en la capilla que nos preparó el equipo de Pastoral. Todos formamos una gran Red donde cabemos todos, salvo el hambre y la pobreza.

Como todos los años presentamos a las familias el proyecto de SED al que vamos a destinar el dinero recaudado en el colegio. Este año es la rehabilitación y equipamiento de una granja escolar para potenciar la formación agropecuaria en Korhogó. Ayudarles está en nuestras manos.

Después pasamos al comedor para compartir la merienda que nos había preparado un grupo de madres voluntarias del colegio y como siempre el comedor estaba llenísimo de gente. Se nota el espíritu solidario de la familia marista, siempre presente en nuestro colegio.

Y como no podía faltar, llegó el siempre esperado sorteo de artículos de Costa de Marfil.

Para terminar el grupo Scout nos amenizó con juegos en el patio. ¡Qué bien nos lo pasamos.!

Como siempre, la Familia Marista unida en Jesús somos capaces de hacer lo más grande que hay, repartir sonrisas, alegría y esperanza allá donde estemos.

Gracias por compartir esta tarde con nosotros.