En la tarde de ayer pudimos disfrutar en la escuela de padres de la excelente compañía de Eva Bach.

Nos dejaron huella sus palabras llenas de positivismo y entusiasmo. Nos hizo ver la importancia de los mensajes hacia nuestros hijos, ya no sólo por lo que decimos, sino por la manera que tenemos de decir las cosas. Como dice el Papa Francisco «No basta que el mensaje sea bueno y justo. Tiene que ser bello, pues sólo así llega al corazón de las personas y suscita el amor que atrae». O, según nuestra ponente, Eva Bach, el corazón recuerda palabras o frases, no párrafos ni parrafadas al hablar con nuestros hijos.

Desde aquí agradecemos la oportunidad que nos brindó a la familia marista para saber encaminar la educación de nuestros hijos desde las virtudes y cualidades de los mismos, dirigiéndoles siempre palabras CON y DESDE el corazón. ¡Gracias!

Adjuntamos el material de la ponencia para todo aquel que pueda estar interesado.

Poner corazón a las palabras – dossier