Hola a todos:
Estamos en el mes de Mayo, mes de María, y con él centramos nuestra atención en la Buena Madre. Para nosotros, la familia marista, María es, en todo momento, referencia.
Nos fijamos en ella para la oración: estar siempre abiertos a la voz de Dios y prontos para acoger su voluntad.
En ella también reparamos para nuestra misión: estar atentos a los demás, a sus necesidades y correr al encuentro, a la ayuda. Cómo si no ser padres o madres de familia sin esta solicitud.
María es también referencia en nuestras relaciones, porque ella estuvo presente con la primera comunidad de discípulos y también está en medio de nosotros coexionando al grupo: a la familia de casa y a la del colegio.
Es nuestra responsabilidad, como educadores y padres y madres maristas poner en valor a María ante nuestros alumnos; ante nuestros hijos e hijas siempre, pero más que nunca en este mes de mayo.
Que la Buena Madre nos lleve de su mano en este mes mariano y sepamos llevarla de nuestra mano a nuestros chicos y chicas.