Durante los días 18 y 25 de abril los niños y niñas de 4º de Primaria realizaron su primera confesión.

Esta confesión les ayuda a poner orden en las cosas, a reparar los errores y a pedir perdón. En el sacramento de la confesión, los pecados desaparecen, se olvidan o, mejor, quedan destruidos por el amor de Dios.

Dios les regala a todos ellos consejos como un buen padre a través del sacerdote para que les vaya bien y sean felices.