Ayer domingo celebramos con alegría la fiesta de nuestro fundador, San Marcelino Champagnat. Hicimos la fiesta en torno a la mesa de la Eucaristía, en un día tan señalado como la festividad del Corpus.

Todos juntos, como familia Marista, dimos gracias a Dios por el carisma recibido.