Comenzamos la Cuaresma con la celebración de la imposición de ceniza. Un tiempo para cambiar el corazón y la vida a la manera de Jesús. Un tiempo para cambiar el mundo a la manera de Dios. Un tiempo para cambiar las relaciones en fraternidad a la manera de Marcelino.