Nuestra alumna Lucía López Domínguez ha sido galardonada con el premio «BSAA Valencia 2019» que premia a aquellos estudiantes que destacan por sus excelentes calificaciones académicas y su rendimiento deportivo, premio que supone un orgullo para todo el colegio. En este enlace tenéis la noticia completa «Números uno en deportes y estudio: entrega de los Premios BSAA Valencia 2019»

Os dejamos un texto en el que Lucía describe su relación con el colegio y su actividad deportiva en el baloncesto. Nuestra sincera enhorabuena!

“Todos y cada uno de nosotros tenemos que ser un ejemplo de optimismo inteligente, de ilusión, de vitalidad, de pasión y conseguir extenderlo en nuestro entorno” – Luis galindo.

ASÍ SOY YO. Soy una chica muy sociable llena de ilusión por la vida, una trabajadora incansable y con un gran afán de superación. Me gusta ponerme objetivos ambiciosos pero alcanzables. Y aunque esta combinación resulte un poco extraña, es la verdad. Soy de esas personas que les gusta soñar, pero actuar.

Siempre he dicho que lo que cambia nuestra vida es la actitud, y justamente el baloncesto me da la oportunidad de practicar eso en mí día a día, estando bien preparada tanto física como intelectualmente, recordando siempre que el poder está en la mente.

En mi colegio nos han hablado siempre de ALTÍSIMA EXIGENCIA Y ALTÍSIMA HUMANIDAD. Por ello, considero importante en mi vida, combinar mis estudios con diferentes actividades que me hagan formarme como persona: desde monitora de GVX , participar en la liga debate, en el Space Ballon (conseguimos lanzar un globo al espacio y poder grabarlo con una GoPro), organización de eventos importantes, ayudar en la organización SED (Solidaridad, Educación y Desarrollo) e incluso formar parte del consejo escolar representando a todos mis compañeros.  Y como no, formo parte de la gran familia del baloncesto que, es sin duda, donde pongo en práctica todos los valores humanos que vivo en ella: esfuerzo, amistad y equipo, respeto, emoción…Es verdad que al final del día llego a casa muy cansada porque me dejo la piel en cada una de ellas, pero lo más importante es que llego MUY ORGULLOSA.

Cuando era pequeña, mi abuelo, tras un partido donde me derrumbé, me dijo que el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de esfuerzo. Y así ha sido mi trayectoria a lo largo de estos años, tanto en lo académico como en lo deportivo. Un camino de lucha, de constancia y de horas y horas de esfuerzo y trabajo. Pero ahora que llego al final del camino, miro atrás y veo, que, gracias a ese talento y habilidad, he llegado a conseguir grandes metas que me hacen ser muy pero que muy feliz, entre ellas la satisfacción de mis notas y el formar parte de un club maravilloso que deja una gran huella en mi corazón.

Hoy por hoy, tengo mi meta en medicina y sé, gracias al baloncesto, que el recurso más importante que necesito para alcanzar mi sueño es mi cabeza, mi actitud. Creo que todos, con esfuerzo, podemos ser la mejor versión de uno mismo. Practicar este deporte me ha hecho ver que el baloncesto es afán de superación por lo que intentaré no ponerme demasiados límites, sino creer en mí; el baloncesto es voluntad, por lo que teniendo voluntad tendré todas las fuerzas necesarias para conseguir lo que me proponga; el baloncesto es equipo, por lo que compartiré el éxito y el fracaso con los demás; el baloncesto es sencillez, por lo que siempre intentaré buscar la solución más sencilla, , y sólo así, seré feliz.

Sin lugar a duda, la lección más importante que he aprendido a lo largo de todos estos años es: EL QUE RESISTE GANA SIEMPRE.

Lucía López Domínguez