Cuatro semanas para viajar desde el corazón a Belén.