Cuando llegué nueva a Maristas tuve miedo; llegaba de un colegio donde había sufrido mucho, me sentía rechazada por mis compañeros, había padecido  acoso escolar.

El primer día de clase fue normal, no conocía a nadie, intenté esforzarme en hablar con la gente pero no podía, supongo que era por el miedo que había pasado en el antiguo colegio. El segundo día empecé a controlar el miedo, comencé a conocer gente muy amable y me sentí muy aliviada. Poco a poco me he ido sintiendo algo más cómoda y confiada.

Pero a pesar de todo tengo muchas dificultades para relacionarme con los demás; cuando una persona me habla me cuesta mantener la mirada, no sonrío a menudo, suelo repetir las cosas muchas veces, me cuesta expresar mis sentimientos y que los demás noten que yo también me preocupo por ellos, creo que algunos temas de conversación que a mí me interesan, a mis compañeros parece no interesarles y lo mismo me ocurre con los temas de ellos. A veces le digo a mi madre que creo que los demás deben pensar que soy un bicho raro.

Todo esto que me ocurre lo padece la gente que tiene Síndrome de Asperger.

En el colegio he hecho buenos amigos y me he dado cuenta que me han aceptado como soy; a pesar de no tener claro lo que me ocurre, me ayudan a diario en solucionar los problemas que tengo tanto en clase como en el patio.

Me gustaría dar las gracias a todos mis compañeros por haberme apoyado durante todo el tiempo que llevo en el colegio, sin ellos no podría haber conseguido todo lo que he conseguido.

También agradecer a los profesores sus enseñanzas, su paciencia, su comprensión y lo bien que me han tratado; gracias a ellos todo ha sido más fácil.

Si alguna vez, en el colegio o fuera de él, os encontráis con alguien que tenga problemas parecidos a los míos, acordaos de mí e intentad ayudarle como habéis hecho conmigo porque seguro que os lo agradecerá.

Con el tiempo he comprendido que éste era el colegio que andaba buscando; entre todos me habéis enseñado a ser mejor de lo que era y hacer frente a los obstáculos que me plantea la vida. Gracias a todos

foto_alejandra

Alejandra López Navarro 4ºC