¡Feliz día de San Marcelino, familia marista!

«Os suplico con toda mi alma que reine siempre entre vosotros la caridad. Amaos unos a otros. Tened un solo corazón y un mismo espíritu. Que pueda decir de vosotros como de los primeros cristianos: mirad cómo se aman.

Vivid siempre en presencia de Dios. Sed sencillos. Amad y enseñad a querer a nuestra Buena Madre, María…. Esta es mi última voluntad.»