Todos nos implicamos en las actividades de inicio del Bicentenario. Celebramos una auténtica fiesta de cumpleaños. Cantamos, soplamos las velas y… ¿tarta?…Tarta hubo en la Eucaristía. Nosotros, que mejor manera de celebrarlo que con el Bocadillo Solidario. Ahí va una muestra de todo ello.