Mientras en el mar junto a Valencia había un tornado, en nuestra capilla había otro: llena para celebrar en familia marista el inicio del Adviento en el bicentenario.