Ayer los alumnos de bachillerato de nuestro colegio vivieron una jornada muy especial compartiendo una jornada de trabajo con padres que se ofrecieron voluntariamente a enseñarles el día a día de su profesión. Una exitosa experiencia que se tendrá que repetir otros cursos de aquí en adelante.