Como familia marista nos hemos reunido esta tarde de martes santo para acompañar a Jesús en su camino a la cruz, a la entrega definitiva y sin reservas. Hemos querido renovar también nuestra entrega y compromiso desde la identidad marista. Ha sido una buena experiencia y ojalá fructifique en nuestros corazones y  en nuestras vidas.