¡HA RESUCITADO! Y en su resurrección nuestra Vida está garantizada en la fidelidad al Reino.