Anoche, con un gran ambiente, mayores y pequeños disfrutamos de la cena en familia marista de San Marcelino, en el patio del colegio. Gracias a todos los que hicieron posible que una vez más, «vivamos el sueño».