Para terminar las Fiestas de San Marcelino, tras la Carrera Solidaria del Bicentenario y la Marcha SED, nos hemos reunido en torno al altar en la Eucaristía. Gracias a quienes, con su trabajo e ilusión, han hecho posible que estas fiestas del Bicentenario sean inolvidables!